Movimiento educativo internacional

Musethica es una asociación declarada de Utilidad Pública desde 2016 que introduce un nuevo concepto y enfoque para la formación superior en la interpretación de música clásica.

En los itinerarios formativos habituales los estudiantes tienen pocas oportunidades de ofrecer conciertos públicos. A través del programa de Musethica, las y los jóvenes músicos seleccionados por su excelencia, tienen la oportunidad de realizar conciertos con regularidad como parte de su programa educativo. Los conciertos se realizan en su mayoría para audiencias que no acuden habitualmente a las salas de conciertos y tienen lugar en diferentes lugares de la comunidad local como hospitales, centros de educación especial, albergues sociales, colegios, refugios, guarderías, centros psiquiátricos, prisiones, centros para personas con discapacidad, centros de inmigración, empresas sociales o residencias de ancianos. Un número relativamente pequeño de los conciertos se lleva a cabo en salas tradicionales. Cada estudiante es tutelado por profesores de prestigio internacional que, además, de impartir las clases, participan en los conciertos junto con los alumnos.

Tocar habitualmente para una audiencia amplia y diversa no es algo que se puede enseñar. Simplemente se tiene que hacer. El modelo de Musethica cultiva a estos jóvenes artistas a través de la práctica y las oportunidades de tocar en público.
Musethica se crea en la ciudad de Zaragoza teniendo como co-fundadores al violista Avri Levitan y la profesora Carmen Marcuello en el año 2012. Desde entonces se ha expandido con sedes en Alemania, Israel, y Suecia, y colabora con Austria, China, Francia, Holanda y Finlandia. Tras más de 1700 conciertos en 8 países, Musethica ha comprobado los beneficios de este modelo educativo en los músicos y en la sociedad. El beneficio ha sido mutuo: Los jóvenes músicos mejoran considerablemente sus capacidades interpretativas y desarrollan una nueva manera de comprender la música y su rol como músicos profesionales en la sociedad y, al mismo tiempo, se da la oportunidad de asistir a conciertos y de recibir los beneficios de la música a personas que de otro modo no tendrían la oportunidad de ello.
El objetivo de Musethica es llegar a formar parte del sistema oficial de educación musical lo que traería un cambio profundo en los jóvenes músicos y su comprensión de la música y un impacto social importante y único.

Dimensión social

Musethica colabora con organizaciones sociales e instituciones de la comunidad local. Musethica participa en las actividades habituales,  convirtiéndose en parte de la vida diaria, estableciéndose como un socio natural de la vida de la comunidad social. 
Musethica no es un proyecto de caridad. Musethica ayuda a los músicos a comprender que ser un músico excelente significa tocar para todos y tener la capacidad de convencer a cualquier tipo de público de la belleza de la música. 

La tarea de un músico es transmitir una idea musical a un público, a través del instrumento; algo que no puede ser enseñado en un aula. Es solo en el encuentro con una audiencia, cuando el músico puede aprender a dominar su instrumento al máximo.

El programa de encuentros intensivos y los numerosos conciertos con un público que da una respuesta más allá de lo habitual, ha demostrado ser extraordinariamente positivo para los jóvenes músicos que tienen la oportunidad de participar en el proyecto.

El fin de Musethica no es diferenciar distintos tipos de audiencias, sino ofrecer la misma calidad y el mismo repertorio en todos los lugares. Carmen Marcuello, cofundadora de Musethica, relata de esta manera el impulso y el trasfondo del proyecto:
“En estos cinco años, nuestro proyecto se ha exportado a ocho países y jóvenes músicos virtuosos mejoran su nivel de interpretación gracias a las conciertos y a nuestros profesores. Pero la dimensión social es igual de importante que la musical: en estos cinco años hemos observado que en los centros sociales se escucha de otro modo. La emoción que se genera es palpable, genera integración, es un público muy exigente, nos enseñan a escuchar y para el músico es todo un reto. Para ser un buen músico tienes que saber escuchar”.

Calidad musical

Los jóvenes músicos son seleccionados a través de audiciones y entrevistas con el jurado internacional de Musethica. Ellos trabajan y estudian el repertorio que van a interpretar en los conciertos de Musethica junto con otros músicos de gran prestigio y trayectoria profesional, quienes, a menudo, tocan con ellos en los conciertos. Todos los profesores de Musethica son solistas de renombre y profesores de importantes escuelas de música de todo el mundo. El programa de Musethica incluye semanas intensivas y festivales en los que cada músico participante toca unos doce conciertos por semana. 
El objetivo es que Musethica se convierta en un programa de excelencia y una parte integrada de los sistemas de educación públicos. Cada país que lleva a cabo estos programas de Musethica ofrece alrededor de 100 conciertos al año. 
X